Mary Santos Caballero Murillo

Dueñas (Palencia). Maestra, escritora y poeta. Ha publicado en periódicos y revistas. Pertenece a las asociaciones literarias de Verbo Azul de Alcorcón y Aseapo de Móstoles. Colabora en las revistas:”La Hoja Azul en Blanco” de Verbo Azul y “Maldita Musa” de Aseapo. Ha recibido varios premios y reconocimientos.
 
 
Textos: Mary Santos Caballero
 
Ciudad de los silencios

¿Hacia dónde el camino de los sueños?
¿Hacia dónde la risa sobre el agua?
Arrancas de raíz la savia nueva,
el valor y la fuerza de la espada.
Quién iba a sospechar que llegaría
tan oscura derrota sin batalla.
Ahora te amanecen niños mudos.
Y mudos son los pechos que amamantan.
Y muda la garganta contraída.
Y muda cada sombra que se apaga.
Ciudad de los silencios. No hay camino.
Hay un rumor de azufre a tus espaldas.
No hay palabras; no hay voz para tu angustia,
ni milagro que pueda rescatarlas.
Ciudad de los silencios ¿Hacia dónde?
Hacia dónde la risa sobre el agua.
Hacia dónde el camino de los sueños.
Hacia dónde
                     la voz
                               y la palabra.
 
 
 
En lo escondido
 
 
Dibuja en lo escondido.
Desteje calendarios de manantial y verso.
Jamás subrayes.
Que no intuyan enigmas suspensivos.
Que nadie sepa del águila y su vuelo.
Es mejor que te ignoren.
Mejor que nunca digan:
Tendencia a reflexión,
no es de los nuestros,
arrancadle las alas y arrojadlas al fuego.
Es mejor que te ignoren.
Y si acaso te juzgan
que sea al veredicto:
Hombre sin fondo
y nulo pensamiento.
Es mejor que te ignoren.
Nadie escapa a la conjura de los necios.
 
 
Nadie se atrevía

Entre las rocas
aún colgaban jirones de cuerpos lacerados.
Mas nadie se atrevía.
Nadie arriesgaba.
Algunos cercenaron su índice por miedo,
para que nadie les dijera
-tú nos señalaste.
Era tanto el terror...
Así era la opresión de aquellos hierros.
Mas nadie se atrevía.
Nadie alzaba los ojos .
Todos se hundían
en aquel feroz abismamiento.
Mas nadie se atrevía
aunque todos sangrasen la agonía de los muertos.

No hay comentarios: