Celia Bautista

Nací en Riotinto en 1953. Mis primeros años están marcados por sensaciones de olores, colores y ruidos de la mina, ese ruido ensordecedor de los barrenos. Por entonces se pasaban las tardes de invierno en torno a la mesa camilla al calorcito del brasero al que se le echaba alhucema para dar aroma al ambiente. Y al calor de los relatos con los que los abuelos amenizaban aquellas tardes. Esto sale en todos mis libros.

Estudié en Sevilla y me licencié en Filosofía y Letras. Y al terminar pasé un año en Francia en Dijon, como lectora de Español.

Antes de instalarme en Majadahonda, (Madrid) donde resido actualmente, he enseñado en Aracena (Huelva) y en Barcelona. Allí en 1991 empecé a escribir de un modo compulsivo, a raíz de un sueño precioso en el que me vi volando por encima de un río turbulento y dentro del propio sueño me dije que eso tenía que contárselo a alguien. Y ahí empezó todo y en ese empeño sigo.

Por mi profesión, he tenido la oportunidad de conocer la obra de los autores clásicos que la Historia de la Literatura ha consagrado. Lo que escribo es un reciclaje de lo aprendido en ellos y de todo lo que la vida ha tenido a bien regalarme. 

Me mueve escribir sobre el paso del tiempo, no sólo de un modo conceptual, sino también desde el punto de vista de una mujer de mi edad que ve lo que el tiempo ha hecho de ella y lo que ella ha hecho en el tiempo. Asimismo me provoca la desigualdad social. La situación de la infancia en el tercer mundo. Y el silencio. Un silencio, que tiene las claves de lo que vale la pena. Y a veces nos las cuenta a su manera.

En el 2008 mis poemas salieron publicados en varias revistas literarias impresas y virtuales y en antologías.

De momento sólo escribo poesía. Casi siempre en verso blanco, aunque tengo también poemas en romances, coplas, soleares y algún que otro haikú.

 
Premios obtenidos y bibliografía
  • II Certamen Literario, Ciudad de Barcelona, Premio de Poesía en Castellano, “Luis Cernuda” por el poemario: “A la hora del té”. Marzo 2009. No publicado.
  • XII Premio de Poesía Nicolás del Hierro. Piedrabuena –Ciudad Real-. Agosto de 2008, por el poemario “Sombra despierta”.
  • Premio del XXI Certamen de Poesía Joaquín Lobato. Vélez Málaga. Julio de 2008, con “El Diario del Norte”. 
  • Premio en el XXV Certamen de Poesía La Bufanda de Coslada (Madrid) Abril 2008, con el poemario “De una voz que no cesa”.
  • Premio en el XXIII Certamen de poesía andaluza Villa de Peligros. Abril 2008 con el libro “A orillas de la carne”. 
  • VII Premio “Leonor de Córdoba” de Poesía. Marzo 2008, con “El ritmo de las sombras”.
  • Segundo premio de las XLI Justas Poéticas de Dueñas 2007 (Palencia), con Conversando con Eva. Publicado en la Séptima Antología de Verbo Azul. 2008  
  • Premio “Carmen Conde” del año 2005 del Ayuntamiento de Majadahonda con “Lo digo, sí, lo digo”. Publicado en el nº 11, La hoja azul en blanco, de la Asociación literaria Verbo Azul  
  • Premio “Carmen Conde” del año 2001 del Ayuntamiento de Majadahonda con “Palabra de mujer” (Publicado en la Revista nº 10, La hoja azul en blanco, de la Asociación literaria Verbo Azul)  
  • Premio de la Editorial Toremozas “Voces Nuevas” (XIII Selección) 2000. nº 149
 
 
 
Textos: Celia Bautista
 
 
 
La marca de la casa

Un microbio del cosmos

que viaja en entropía

para unos,

un templo para el verbo sublimado

dicen otros,

me he parado a sentir

                                  y sólo soy

un mineral extraño

con betas de palabras , aleación de cielo

y cierta irisación

                           como un sello de luz

La marca de la casa.



El perfil de las sombras

A ti

te hablo a ti

porque también transitas como yo

senderos de palabras.

Y, como yo, te formas

un mundo con la talla del deseo,

un mundo en el que el sol no pierde nunca

el tiempo en descifrar

                                   por qué existen las sombras.

Sólo luce.

Pero tú, como yo, sabes muy bien

que las sombras existen, porque existe la luz.

Que las sombras existen y nos llenan

de luto los bolsillos

          y de miedos la voz,

aunque otras veces

nos salgan las palabras con rayos en los ojos

capaces de quemar con solo un guiño

el perfil de las sombras.

No hay comentarios: